1 10 mins 12 años

En estos tiempos de vacaciones ociosamente cibernéticas encontré un video que llamó mi atención, subido por un loquendero que se nombra MrJusticiero2012. Por un momento se me ocurrió la idea de hicer una video respuesta, pero prefiero responder por este medio. Para comenzar aquí está el video en cuestión.

Como todo, creo que el video expone partes casi irrefutables pero hay otras se pueden debatir, algunas situaciones pueden ser vistas desde varias maneras. Lo que podemos percibir es que su autor conoce muy bien el medio, casi me atrevo a asegurar que es rondallero o tiene amigos rondalleros muy cercanos.

Analicemos un poco la propuesta desde un punto de vista equilibrado.

Para mí, asistir a alguna competencia debe de estar respaldado por un trabajo previo y la asistencia al concurso es la consecuencia de varias cosas y no solo el fin para el cual debería estar hecho un grupo. Se debe comenzar por conformar el grupo, después tener algunas canciones con arreglos sencillos, independientemente del nivel individual de los integrantes, luego tener presentaciones, algunas pagadas precisamente para ir, poco a poco, solventando gastos y por último ver el concurso como parte de un proceso evolutivo, de convivencia, de prueba. No creo que sea bueno el proponerse sólo la meta de ganar como único fin porque para ser ganador hay muchos factores fuera de control.

MrJusticiero afirma que las convocatorias salen dos meses antes. Es posible, pero sabemos que las convocatorias sobre todo en los concursos nacionales, son muy similares en cuanto a los puntos referentes a afinación, arreglo vocal, etc. Así que en ese punto estoy en total desacuerdo.

También hace unos comentarios con respecto al uniforme, si se comprara o rentara un traje para un solo concurso tendría toda la razón, sin embargo sabemos que el uniforme es una inversión, porque un grupo uniformado, ya sea con un traje italiano importado o hasta con una simple camiseta, tiene cierta presencia, que se puede usar para negociar la tarifa de un evento o para atraer público a las presentaciones. Desgraciadamente, como te ven te tratan, y muchas veces, te pagan.

De los costos de viaje, hospedaje y comida… ni hablar, MrJusticiero tiene razón, pero estar en una rondalla es una actividad recreativa que haces por gusto (no por eso quiere decir que puedes hacer lo que quieras y como quieras, pues eso propicia la mediocridad). Dudo que alguien espere dedicarse profesionalmente a ser rondallero, posiblemente pueda ser una especie de iniciación musical pero creo que muy pocos pueden sostenerse económicamente de esto. Por ello reitero que se deben de tener ciertas actividades remunerativas para que esos viajes sean menos costosos, a menos que se cuente con los recursos económicos necesarios. Por supuesto, eso es decisión de cada persona, pero es un tanto difícil que una persona sola vaya a ciertos lugares pues es mucho más costoso que ir en grupo. La mayoría de los rondalleros que asisten a otros estados a concursar tienen gratas experiencias y, como bien dice el dicho, los viajes ilustran.

Siempre han existido concursos, no con la tradición de los de Xalapa o Puebla, que si lo analizamos tuvieron su fama, por las fechas en que se realizan. Hay otros que han tratado de innovar y es bueno que ahora veamos concursos que propongan cosas nuevas a las dinámicas de los concursos. Tal vez el monto de la premiacion a los ganadores debería de ir subiendo. El Concurso Nacional de Baja Carlifornia (CONARBAC) del año 2011 dio una muy buena bolsa, esperemos que haya más concursos de este tipo. Una grabación profesional como premio es una buena propuesta, aunque la industria disquera actualmente está por los suelos, por varias razones, y difícilmente apostará por una rondalla que no tiene trabajados algunos aspectos mercadotécnicos de la música. Un productor busca siempre una ganancia y mientras las rondallas sigamos haciendo lo mismo, no creo que sea posible darle una difusión de tipo masivo, dado que desde su inicio la agrupación no está diseñada para ello.

Por otro lado, otro punto que creo pudiera reflexionarse es que, sinónimo de buena música no quiere decir que tenga que ser conocida masivamente. Cuando, desde la rondalla, se intenta buscar otros horizontes musicales se tienen que hacer ciertas concesiones o transformaciones y al llevarlo a la practicidad vemos resultados como rondallas transformadas en grupos músico vocales o hasta resultados musicales como Unicornio, que en su última etapa ofrecieron propuestas muy buenas, pero es algo muy polémico preguntar si su trabajo era considerado como rondalla o no.

Lo de la difusión del género y cosas similares es algo que es ajeno a la asistencia a un concurso aunque, irónicamente, es un medio difusor. Muchas personas están esperando, por medios electrónicos, saber quién ganó un concurso, la prueba está en que los posts con los resultados en D’Ronda son de los más visitados.

En el video se expone una inconformidad porque en la actualidad hay muchos concursos a nivel nacional, entonces, es bastante difícil asistir a todos y ganarlos todos y ha traído como consecuencia que algunos eventos de tradición disminuyan su asistencia. El que haya concursos tan variados con diversas fechas y sobre todo en diversos lugares, puede ser bueno. Si hacemos cuentas del número total de rondallas que asisten desde enero hasta diciembre a los concursos nacionales, éste debe ser muy similar a cuando el Concurso Nacional de Pueblase llenaba y eso da oportunidad a que para un grupo novato del norte del país le sea más accesible concursar en Monterrey que ir a Zamora o Puebla. Lo que sí, es que vivimos una especie de incertidumbre al no saber quién es realmente el campeón, pudieran haber tres rondallas que hayan ganado diversos nacionales y jamás enfrentarse en el mismo año, entonces el ganar un nacional y presumirse como campeón nacional, como lo he expuesto en artículos anteriores, es muy relativo.

Muchas de las cosas que al final expone el video son inevitables, ya que en todo concurso, de toda índole, siempre habrá inconformidades. Yo en lo personal puedo afirmar que no se me dictó línea en CONACIME ni vi cosas extrañas durante mi participación como jurado. Existieron algunas diferencias con gente ajena al medio que calificaban otros aspectos musicales, pero, siempre con argumentos.

Un concurso, si es bien aprovechado, te hace crecer. Hay rondallas que sólo se dedican a eventos, lo que ocasiona un estancamiento musical, ya que es muy fácil llegar al público, y si bajas los costos fácilmente conseguirás contratos. Además, ganar un concurso otorga un plus, es decir, muchos quieren escuchar a la campeona de cierto concurso y por curiosidad o morbo, si quieren llamarlo así, la gente se acerca. La fama de muchos grupos que cita en el video se debe, en parte, a que han ganado concursos, aunque la trascendencia viene por la gran calidad musical y propuestas musicales, no creo que solamente sus fans los hayan escuchado en los concursos que fueron. Tocar una pieza musical teniendo un mínimo de errores, proponiendo musicalmente, y tratando de explotar las máximas posibilidades musicales del grupo no es nada sencillo, pero hacerlo conlleva un crecimiento musical, si es bien canalizado.

Concluyendo, mi sugerencia es que exista un equilibrio entre asistencia a concursos y eventos, tanto pagados como no (como lo he expuesto en artículos anteriores) y buscar que la participación de un concurso a otro, sea mejor para aprovecharlo, no descuidar los aspectos musicales y grupales en pos de un triunfo y sobre todo darle la importancia que tiene, que es la de sólo un concurso y nada más. Pero la mejor decisión es de ustedes, compartir un escenario en un concurso es algo que les recomiendo a las rondallas que van en crecimiento y que están en búsqueda de identidad.

Lo importante para mí es seguir haciendo música, difundir el género.

No me gané ningún centavo, pues a mí no me interesa tampoco el rating.

Les deseo Feliz Año.

Una opinión sobre “¿Y si dejaran de existir los concursos de rondallas?

  1. Dentro del artículo falto agregar q no todos los grupos son independientes o q necesitan lucrar . Estos son los de muchas escuelas los cuales su fin general es fomentar la cultura y porq o hasta cierto punto ganar premios para las escuelas. Es otra realidad algo distinta a la aquí presentada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *